Publicidad:
La Coctelera

Los mitos económicos que ya no sirven en 2012

La crisis se ha llevado por delante algunas supuestas "verdades" más extendidas y asumidas por las instituciones

PERE RUSIÑOL Barcelona 07/01/2012 09:00 Actualizado: 07/01/2012 18:40

Sarkozy, Merkel, Obama y Cameron, antes de la reunión del G-20 en Cannes, en diciembre de 2011.-EFE / POOL

Myron Scholes y Robert C. Merton obtuvieron en 1997 el Premio Nobel de Economía por elaborar un nuevo método para determinar el valor de los productos financieros derivados: la base científica que aseguraba el éxito millonario de los hedge funds (fondos especulativos de alto riesgo). Descubierta la piedra filosofal, ellos mismos se pusieron manos a la obra a través de Long Term Capital Management. Los resultados fueron ciertamente espectaculares, pero no en el sentido previsto: en 1998, el fondo perdió 4.600 millones de dólares y tuvo que ser rescatado por el Gobierno. En 2000, estaba cerrado.

Las opiniones, en economía, aparecen a menudo disfrazadas de verdad, sobre todo si cuentan detrás con un potente altavoz mediático, académico o empresarial, pero la realidad es bastante más compleja. Tanto, que acabamos de entrar en 2012 y el sistema público de pensiones sigue lejísimos de quebrar en España, pese a que desde mediados de la década de 1990 estudios muy solventes –patrocinados a menudos por entidades financieras– auguraban la quiebra segura e inminente, ya con el cambio de milenio.

Muchos de los planteamientos económicos que se han convertido en hegemónicos “no se sostienen ni en sus propios términos”, afirma Miren Etxezarreta, catedrática emérita de la Universitat Autònoma de Barcelona. En su opinión, se trata en realidad de “mitos” que pueden ser “válidos dentro de su propio paradigma concreto”.

2011 ha sido un año devastador para algunos de los “mitos” económicos más extendidos que, sin embargo, siguen gozando en 2012 de muy buena salud. Público ha seleccionado 11:

1 Que suba la Bolsa siempre es bueno

La tendencia a equiparar el comportamiento de la Bolsa con la economía real suele llevar a una ecuación simple: si sube la Bolsa, es bueno para todos. Pero no es necesariamente así y, en 2011, ha vuelto a quedar claro: algunos de los programas de reducción de costes empresariales más agresivos del año, centrados sobre todo en despidos masivos, fueron aplaudidos por alzas inmediatas en el parqué.

Uno de los más duros fue el presentado en agosto por el gigante financiero HSBC: el mismo día en que divulgó una mejora del 3% en los beneficios semestrales, anunció 25.000 despidos, el 10% de la plantilla mundial. Ese día, las acciones subieron el 3,4%.

Hay muchos otros ejemplos, como Cisco: tras caer el 24% en Bolsa desde que empezó 2011, la mera filtración de un plan de 10.000 despidos le hizo repuntar de golpe el 3%. En España, los expertos coinciden: el paro puede incluso empeorar en 2012, pero la bolsa subirá entre un 6% y un 10%.

Existen incluso evidencias de que la correlación entre Bolsa y paro podría ser inversa, según explica Alejandro Inurrieta, del Instituto de Estudios Bursátiles, quien, sin embargo, considera que, en realidad, con el boom de la ingeniería especulativa over the counter, “la Bolsa ya no es termómetro de nada”. En 2011, el único país donde la bolsa creció de verdad fue, paradójicamente, Venezuela: el 79%. La ortodoxia nunca subraya un dato así.

2 Si se abarata el despido, las empresas contratan

España es el país con más paro de toda la UE y la patronal y todos los centros de estudios ortodoxos señalan siempre la misma causa: el supuesto alto coste del despido. Y ello pese a que España es también el país donde más se despide. El principio lo asumió el Gobierno socialista, con riesgo de haraquiri: aprobó en 2010 una reforma laboral para abaratar el despido que le costó una huelga general.

Con el nuevo marco, la indemnización por despido improcedente bajó de 45 días a 33. Pero, sobre todo, ampliaba las “causas objetivas” para poder despedir con sólo 20 días de indemnización y además se introducía la posibilidad de una compensación con dinero público del 40%. “La gran singularidad de España es que el despido ya es en la práctica libre y con una indemnización para el empresario que fácilmente puede ser, en la práctica, de sólo 12 días”, recalca Albert Recio, economista de la Universitat de Barcelona.

El Gobierno del PSOE esperaba recoger en 2011 los frutos de su reforma, pero la hipótesis no tuvo base empírica. Al contrario: desde que se aprobó, se han perdido otros 404.000 puestos de trabajo. Pero 2012 empieza como siempre: con una enorme presión, azuzada por el Gobierno del PP en forma de ultimátum, en favor de una reforma laboral “urgente” que abarate el despido.

3 Los recortes calman a los mercados

Cuando, en mayo de 2010, los máximos responsables de la Unión Europea (UE) viraron hacia recortes drásticos y coordinados, lo explicó por la necesidad de calmar a los mercados. En cambio, se inició la espiral contraria: la gran mayoría de países que ha destacado en recortes ha empeorado su rating, las primas de riesgo se han disparado y los mercados parecen más inquietos que nunca, pese a la sucesión de los ajustes destinados teóricamente a calmarlos.

En España, Zapatero y Rajoy pactaron en verano elevar a rango constitucional la disciplina extrema y, en noviembre, en plena campaña electoral, la prima de riesgo escaló hasta el umbral que los expertos consideran próximo el rescate.

Los economistas keynesianos y críticos son unánimes: los recortes drásticos simultáneos golpean el crecimiento y, por tanto, multiplican la desconfianza. “Los mercados están lanzando mensajes claros, pero los políticos sacan conclusiones erróneas”, advirtió el prestigioso inversor y premio Pulitzer Liaquat Ahamed, quien cree que la calma no regresará sin un horizonte de crecimiento.


Incluso el Fondo Monetario Internacional (FMI), tradicional guardián de la ortodoxia, lo tiene claro. Su economista jefe, Olivier Blanchard, acaba de hacer balance de las enseñanzas de 2011.

Entre ellas: “Los inversores financieros son esquizofrénicos sobre la consolidación fiscal y el crecimiento. Reaccionan positivamente ante las noticias de consolidación fiscal, pero luego reaccionan negativamente cuando el ajuste lleva hacia un menor crecimiento, lo que sucede a menudo”. Su conclusión: los ajustes deben ser “como una maratón, no como un sprint”.

4 Para un país, nada es peor que no pagar

Todos los economistas consideran que, para un país, la opción de no pagar las deudas es muy mala. Pero la unanimidad se ha empezado a resquebrajar: algunos economistas –de la escuela crítica, pero avanzando ya entre los pos-keynesianos– consideran que el default es malo, sí, pero no necesariamente lo peor.

“Hay algo peor que no pagar: lo que vemos en Grecia”, sostiene Eric Touissaint, economista del CADTM, centro belga especializado en deuda, quien añade: “El ajuste tiene un impacto social terrible, pero se implementa igualmente para no perjudicar a los bancos, incluso sabiendo que la deuda es tan elevada que no se podrá pagar”.

2011 ha sido un año importante para la erosión del mito, incluso para la escuela económica convencional, que ha aceptado una quita de la deuda griega –y, por tanto, un impago parcial en la eurozona– de hasta el 50%. Pero dos experiencias han ganado muchos enteros como contra-ejemplos, pese a sus singularidades: Argentina e Islandia.

Ahora se cumplen diez años de la espectacular suspensión de pagos argentina. La caída fue estruendosa –y centenares de miles de personas perdieron de un plumazo todos sus ahorros–, pero la economía mejoró muy pronto y, desde 2002, todos los ejercicios, salvo dos, han registrado crecimientos por encima del 8%, “el crecimiento económico más rápido en el hemisferio occidental durante los últimos nueve años y unas de las tasas de crecimiento más altas del mundo”, según un informe reciente del poskeynesiano CEPR, con sede en Washington.

Más cerca, en Islandia, sucedió algo parecido, aunque a menor escala: los islandeses han rechazado ya en dos ocasiones en referéndum –la última, el pasado abril– pagar los 5.000 millones de dólares que Reino Unido y Dinamarca avanzaron a sus ciudadanos atrapados en la quiebra de un banco islandés. Técnicamente, se trata de una deuda de Islandia que sus ciudadanos se niegan a pagar.

Pese a ello, Islandia creció el 2,5% en 2011 –la eurozona sólo el 1,6%– y la tasa de paro se ha reducido 1,5 puntos desde el referéndum de abril en que supuestamente el país se condenó por negarse a pagar.

5 Es imposible que el euro tenga marcha atrás

No parecía un mito, sino una realidad incluso para sus críticos: la supuesta solidez del euro hacía imposible imaginar que algún país pudiera dejarlo. Y mucho menos que existiera riesgo de colapso. Pero, de pronto, justo cuando se cumple el 10º aniversario de su nacimiento, la hipótesis de naufragio de la moneda única ha empezado a considerarse como una posibilidad, incluso entre los que creen que nunca sucederá.

En septiembre, dos grandes bancos de inversión (el suizo UBS y el japonés Nomura) sorprendieron con estudios sobre los efectos que tendría para Grecia abandonar el euro.

Fue el pistoletazo de salida para la demolición del mito, al menos en el plano teórico: algunos bancos centrales han comenzado a calcular los efectos que tendría recuperar las antiguas monedas y lo mismo han hecho varias multinacionales. También los centros académicos: uno de los papers más buscados ha sido el del economista francés Eric Dor Leaving the eurozone: a user’s guide.

Jean-Claude Trichet, durante ocho años al frente del Banco Central Europeo, siempre había considerado “absurda” la mera hipótesis. Pero en noviembre le reemplazó Mario Draghi, quien el 19 de diciembre fue portada del Financial Times advirtiendo él mismo de los efectos que tendría una ruptura del euro. “El presidente del BCE rompe un tabú”, subrayó la biblia de la City. Y eso que aún resonaban los ecos de la cumbre europea que supuestamente había salvado el euro.

6 La desigualdad propulsa la economía

Durante décadas fue un mantra de los economistas ortodoxos: la economía en su conjunto se beneficia de que los ricos ganen cada vez más, aunque aumente la desigualdad.

Pero, tras el crash, han aflorado los datos: varios economistas (David A. Moss, Robert Reich) han subrayado que los dos momentos de mayor desigualdad registrada en EEUU son 1928 y 2007, justo antes de los mayores batacazos económicos de la historia contemporánea. El paralelismo es máximo: en 1928, el 1% más rico sumaba el 23,9% de la riqueza estadounidense; en 2007, el 23,5%.

Reich ha escrito que, cuando las diferencias son tan agudas, se producen dos fenómenos simultáneos que acaban llevando a la crisis: el poder de compra de la clase media “sólo se mantiene mediante crédito, lo que genera una burbuja de deuda” y los más ricos no tienen capacidad de invertir todo en la economía productiva, sino que buscan mayores rentabilidades hacia fórmulas especulativas, que también engordan burbujas.

En 2011, se han divulgado dos importantes estudios que muestran hasta qué punto se disparó la desigualdad en Occidente. En Seguimos divididos. ¿Por qué la desigualdad sigue aumentando?, la OCDE demostró que la brecha entre ricos y pobres se encuentra en el nivel más alto en 30 años.

El Congreso de EEUU, por su parte, divulgó un macroestudio que revela que el 1% más rico ha visto aumentar su renta disponible tras impuestos el 275% en tres décadas, porcentaje que en la clase media se limitó al 40% y, entre el 5% más pobre, en apenas el 18%.

La preocupación por el aumento de la desigualdad se ha extendido al ámbito liberal: Martin Wolf, el economista de referencia del Financial Times, le dedicó una de sus últimas reflexiones de 2011: no sólo es “injusta”, sino también “ineficiente”, concluyó.

7 No es posible subir los impuestos a los ricos

Tras la II Guerra Mundial, el tipo máximo del impuesto sobre la renta en Reino Unido llegó a ser del 95% y, en 1979, aún se situaba en el 83%. Pero ganó Margaret Thatcher y Occidente inició un periodo de bajada sistemática de todos los impuestos progresivos con un argumento: si la tasa es elevada, los más adinerados encuentran la forma de no pagarla. Luego, la izquierda mayoritaria incluso lo teorizó en España: “Bajar los impuestos es de izquierdas”.

El mito ha durado tres décadas, pero en 2011 quedó claro que algo se puede hacer, aunque los vehículos utilizados por los muy ricos siguen quedando al margen. La gran mayoría de países de la UE –casi todos con gobiernos de derechas– ha vuelto a subir los tramos altos del IRPF y se han recuperado impuestos a las grandes fortunas (o al patrimonio).

La tendencia también ha llegado a España: el Gobierno socialista recuperó el Impuesto de Patrimonio justo antes de dejar el poder. Y el nuevo Ejecutivo del PP subirá hasta siete puntos de golpe el IRPF de los asalariados que superen los 300.000 euros brutos al año y hasta seis puntos las rentas de capital.

La paradoja es que el giro de 2011 lo imploraron sobre todo los propios ricos: En EEUU, Warren Buffet exigió que le subieran los impuestos, escandalizado de que sus empleados pagaran tasas superiores a la suya. Y en Europa, el multimillonario dueño de Publicis encabezó un manifiesto similar en Francia de millonarios exigiendo pagar más.

8 Los gurús siempre aciertan

2011 ha sido un año muy duro para algunos gurús cuya opinión solía elevarse a la categoría de verdad. El caso más emblemático es el de John Paulson, el inversor al que la crisis había colocado el aura de genio tras ganar en 2007 hasta 24.000 millones de dólares gracias al estallido de las hipotecas subprime.

En 2011, en cambio, sus dos fondos estrella perdían hasta el 30%. Y Man Group, el segundo hedge fund del mundo, sufría una salida neta de hasta 6.500 millones de fondos de clientes ante sus deficientes resultados.

También ha quedado tocada la reputación de Nouriel Roubini, convertido en economista estrella por haber previsto la crisis justo antes de que estallara. Roubini simboliza ahora el potencial conflicto de intereses de los gurús que supuestamente saben lo que hay que hacer mientras dirigen consultorías privadas. El Roubini académico ha insistido día sí y día también en el estallido de Grecia, mientras los analistas de su consultoría, RGE Market Strategy, recomendaban operaciones contra el país.

“Así que el profesor y el asesor forman una sociedad de gananciales; su mano académica aprieta para que suceda lo peor y su mano financiera recoge el beneficio cuando va sucediendo lo peor”, ha escrito de Roubini el periodista Xavier Vidal-Folch.

9 El que la hace, la paga

Desde que empezó la crisis, ha sido una constante ver cómo se pagaban bonus exorbitantes e indemnizaciones millonarias a algunos de los máximos responsables de la crisis, mientras Bernard Madoff se convertía en el único chivo expiatorio entre rejas.

Pero 2011 ha sido más rotundo si cabe, con símbolos muy poderosos. En EEUU, Paul Volcker, el asesor económico de Barack Obama más partidario de meter en cintura al sector financiero, se marchó a casa, al igual que el demócrata que libró la batalla en el Congreso, Barney Frank. En cambio, el presidente colocó al frente de su consejo económico a Gene Sperling, exasesor de Goldman Sachs, el banco más investigado por su papel en la crisis, y nombró jefe de Gabinete a William Daley, procedente de JP Morgan Chase, el banco que inventó los CDS, quizá el instrumento que más contribuyó a propagar el crash.

En Europa, la crisis se originó en buena medida en los artilugios financieros creados por Goldman Sachs para ayudar a ocultar la deuda griega y, justo de este mundo, emergieron en 2011 los supuestos salvadores: Mario Draghi, exvicepresidente de Goldman Sachs Internacional, ha asumido la presidencia del Banco Central Europeo; Mario Monti, exasesor del banco, es primer ministro de Italia sin elecciones; y Lukas Papadimos, el gobernador del Banco central griego cuando Grecia cocinaba sus cuentas, también dirige ahora el Ejecutivo heleno sin elecciones.

Con el 20-N, España se ha sumado a la tendencia: el nuevo ministro de Economía, Luis de Guindos, y su hombre en el Tesoro, Íñigo Fernández de Mesa, proceden de Lehman Brothers, el banco cuyo hundimiento se convirtió en el mejor símbolo de la crisis mundial y que, en España, coordinó la salida a Bolsa de las cuotas participativas de la Caja de Ahorros del Mediterráneo.

10 El futuro de las pensiones es privado

El peor año para el empleo ha generado en España un déficit de la Seguridad Social de 600 millones, equivalente a apenas el 0,4% del PIB. Y, pese a ello, la hucha de las pensiones permanecerá por encima de los 62.500 millones. En cambio, el patrimonio de las pensiones privadas en España ha perdido, a falta de contabilizar el último trimestre, 3.100 millones de euros (el 3,8% de su valor), con lo que el volumen de fondos privados cae al nivel de 2006.

Si las pensiones públicas están amenazadas con la crisis, las privadas aún más, según las cifras oficiales: tanto en Reino Unido como en EEUU, el agujero de las pensiones privadas –es decir, los recursos que faltan para poder satisfacer los compromisos contraídos—ha batido a final de 2011 sus respectivos récords.

En Reino Unido, según el informe del Banco de Inglaterra, el déficit global de los planes privados ascendía en noviembre a 266.000 millones de euros y afectaba a 5.390 de los 6.533 existentes. En EEUU, la consultora Mercer estima que el déficit de los planes de las empresas del índice S&P 1.500 suma 400.000 millones.

Los informes de la OCDE han puesto de manifiesto que, ante las crecientes dificultades financieras, los gestores invierten de forma creciente en los vehículos más especulativos para intentar aumentar la rentabilidad, con lo que ponen aún más en riesgo la bolsa de pensiones privada. Según The New York Times, el 50% de los ingresos de los fondos de capital riesgo (private equity) provienen ya de los fondos privados de pensiones, que entre 2000 y 2010 han pagado sólo en EEUU 17.000 millones de dólares en comisiones a los gestores de sus carteras.

11 Si se ayuda a los bancos, vuelve el crédito

Cada nueva medida de apoyo al sector financiero –rescate, inyecciones millonarias, avales con garantía estatal, etc.– se ha recubierto con la explicación de que son imprescindibles para que fluya el crédito y vuelva así la vida a la economía real.

Pero, tres años después de ayudas incesantes, el crédito está en niveles bajísimos. En España y en todo el mundo.

Una reciente investigación de Bloomberg ha demostrado que las ayudas públicas han sido muy superiores a las que se conocían, ya elevadísimas. Tras años de forcejeo judicial, la agencia ha logrado acceder a las tripas del programa de ayudas del Tesoro estadounidense en forma de créditos a muy bajo coste, del que se han beneficiado bancos de todo el mundo. El programa oficial de ayuda (TARP) supuso 700.000 millones de dólares, pero, entre 2008 y 2010, la factura real del rescate del sistema financiero mundial del programa de EEUU se elevó en realidad, según Bloomberg, a 7,7 billones de dólares, diez veces más que el conocido.

Según la investigación de la agencia, la lluvia de liquidez no se dirigió al crédito de la economía, sino a reforzar artificialmente los balances de las firmas –y, por tanto, a volver a disparar los bonus de los ejecutivos—y a tareas de lobby para evitar una mayor regulación del sector.

En Europa, 2011 acabó con otra muestra de que estamos ante un mito: mientras a Grecia y a los países rescatados se les pide condiciones draconianas a cambio de ayuda, el Banco Central Europeo ofreció al sector financiero créditos ilimitados a sólo el 1%, con tres años de vencimiento y sin apenas requisitos, para ayudar teóricamente a que el crédito fluya hacia la economía real. La subasta repartió medio billón de euros a la banca europea, pero allí se quedó: los bancos depositaron más del 80% de lo conseguido en el propio BCE, por si llegaran a necesitarlo.

NOTA: ESTAS SIGUEN SIENDO, NO OBSTANTE, CRÍTICAS DENTRO DE UN ORDEN, DEL ORDEN ESTABLECIDO. PERO HAY MUCHO MÁS.

LO PRIMERO ES QUE SON ANÁLISIS EUROCÉNTRICOS, ES DECIR, PARCIALES Y PARCIALISTAS, CON POCO VALOR ÉTICO: LES DUELE SÓLO CUANDO LES APRIETA A ELLOS UN POCO EL ZAPATO,  PERO EVADEN INTERESADAMENTE DATOS FUNDAMENTALES QUE DEMUESTRAN QUE A PESAR DE LA GIGANTESCA  EXPROPIACIÓN DE OTROS PUEBLOS Y DE OTROS TERRITORIOS INMENSOS  EL FRACASO DE LOS SABIHONDOS DE HARVAR, YALE Y DEMÁS RETAHILA DE UNIVERSIDADES MILAGROSAS EL FRACASO ES ABOSLUTO. SÓLO EN UN MEDIO TOTALMENTE INMORAL SE PUEDE ACEPTAR COMO NORMAL LA MUERTE POR MISERIA DE 50 MIL PERSONAS POR DÍA.

EN UN FORO DE TV LOCAL, UN VOCERO DEL PP SEGUÍA DÁNDOLE VUELTAS Y MÁS VUELTAS A TÒPICOS SOBADOS Y DESFASADOS.

DEFENDÍA, POR EJEMPLO, QUE JEFES PROVENIENTES DE LAS EMPRESAS PRIVADAS COBRABRAN MÁS QUE EL PROPIO ALCALDE, DADA SU GRAN CAPACIDAD. HAY QUE ADVERTIR QUE LAS COMUNIDADES AUTNÓMICAS GOBERNADAS POR EL PP SON LAS MÁS ABSURDAMENTE ENDEUDADAS. eS DECIR, QUE NI PONIÉNDOLES LAS CIFRAS DELANTE DE LAS NARICES SE ENTERAN ESTOS POLITIQUISLLOS DE TRES AL CUARTO.

ESTE PERIÓDICO QUE ENUMERA ESTA SERIE DE FRACASOS ES UN FIEL DEFENSOR DE LA POLÍTICA GUBERNAMENTAL DE ZAPATERO, QUIEN HA DESARROLLADO UNA POLÍTICA BASADA EN ESAS PREMISAS AHORA CRITICADAS.

IGUAL QUE EL PAÍS, QUE DESPUÉS DE ENSALZAR DURANTE DÉCADAS A JUAN PABLO I EN SU DESTRUCTIVA LABOR, HOY INCLUYE UN ARTÍCULO QUE CRITICA SU APOYO A PINOCHET. SIEMPRE HACEN IGUAL, LOS UTILIZAN, ENSALZAN, Y CUANDO MUEREN  ESCUPEN.

Zara solo factura en España las ventas 'online' nacionales

Inditex mantiene la sede irlandesa para el resto de su negocio por Internet

nota: 

ALICIA GONZÁLEZ - Madrid - 07/01/2012

Inditex cumple lo prometido... a medias. Tras la polémica suscitada al conocer que la empresa propietaria de Zara facturaba todas sus ventas por Internet a través de una empresa con sede en Irlanda, la compañía que preside Pablo Isla anunció que a partir de 2012 canalizaría sus ventas electrónicas desde España.

La noticia en otros webs

Con el cambio de año, las ventas online realizadas desde las páginas web de Massimo Dutti, Zara, Uterqüe, Pull & Bear, Bershka, Zara Home, Stradivarius y Oysho se canalizan a través de la sociedad Fashion Retail España, SA, con domicilio en la avenida de la Diputación de Arteixo, A Coruña. Pero solo las ventas con origen y destino España. El resto de las ventas online se siguen canalizando a través de la sociedad irlandesa ITX E-Commerce Ireland Limited, con sede en Dublín.

Una de las consecuencias de ese cambio de domicilio fiscal es la diferencia en la tributación por la actividad de comercio electrónico, ya que en Irlanda las sociedades soportan un tipo único del 12,5%, frente al 30% que fija el impuesto sobre sociedades para grandes empresas en España.

Desde el inicio de la venta online en 2007 de la mano de Zara Home, Inditex había facturado estas operaciones a través de una sociedad irlandesa "al localizarse en este país el conocimiento, experiencia y los recursos tecnológicos propios del comercio electrónico" y que superada la fase de lanzamiento "la compañía tiene decidida la explotación de su negocio online a partir del año 2012" desde España, aseguraba la empresa el pasado 15 de septiembre.

NOTA: ESTOS SON LOS QUE CRITICAN A LOS DEMÁS Y HABLAN DE EJEMPLARIDAD Y DE PATRIOTISMO. Y CON QUÉ SUAVIDAD SE DA LA NOTICIA.

Cuando, hace 25 años, el Papa Wojtyla bendijo en Chile a Pinochet

Por: Juan Arias | 07 de enero de 2012

Fue en su viaje a Chile en 1987. Hace ahora 25 años. Los demócratas chilenos luchaban ya para librarse del dictador que había ahogado la esperanza de Allende, y el Papa Juan Pablo II, bajo protestas y polémicas, se fue a Santiago y allí se encontró con el general Pinochet. Juntos bromearon dentro y fuera del tristemente Palacio de la Moneda y  Pinochet recibió varias veces la bendición papal.

A0153
El Papa Wojtyla escucha el discurso de binevenida del dictador Pinochet


Nadie me lo ha contado. Estaba allí, como enviado de este diario EL PAÍS.  Viajé desde Roma en el avión papal. Es testigo, mi querido compañero y nuestro excelente colaborador en Chile, Manuel Délano, que tanto me ayudó en aquellos días ajetreados y hasta peligrosos, en los que una tarde él se jugó el pellejo por estar al lado de la noticia y de las manifestaciones hostiles a la presencia del Papa polaco.

Se había corrido la noticia de que el Vaticano prefería que Juan Pablo II no se encontrara con Pinochet en el Palacio de la Moneda. Pero el Vaticano es el Papa, y Wojtyla quiso no sólo ir al palacio presidencial, sino que en él bromeó con Pinochet y su hija que estaba embarazada. Observó los objetos de su despacho y con él salió al balcón del palacio desde donde dio la bendición a los presentes.

Image048

Juan Pablo II y el general Pinochet en el balcón del Palacio de la Moneda


Existe una foto, que no he encontrado, en la que mientras el Papa bendice a la muchedumbre, Pinochet, detrás de él, hace también él un remedo de bendición levantando los brazos. Recuerdo perfectamente la escena y los comentarios de rabia de algunos presentes.


Cuando al regreso a Roma, un periodista italiano le preguntó al Papa si se había sentido cómodo “bendiciendo al dictador Pinochet”, Juan Pablo II respondió, entre serio y enfadado: “El Papa tiene que bendecir a todos”.


Ignoro si ahora, a los 25 años de aquel triste y doloroso episodio, una herida a la democracia chilena de entonces, el Vaticano del Papa alemán Ratzinger, ha comentado el cambio que el Ministerio de Educación de Chile, hoy un país democrático, ha pedido que se haga en los libros de texto para cambiar el término de “régimen dictatorial” de Pinochet por “régimen militar”, algo que Juan Cruz ha calificado justamente en su blog de “insulto a la historia y a la Humanidad”. Lo que sí recuerdo es que en años despues de haber bendecido a Pinochet en Chile, el Papa Wojtyla intercedió por su “viejo amigo”, cuando la justicia española ordenó prender al dictador chileno en Londres. En aquella ocasión, el Vaticano alegó haberlo hecho sólo por “razones humanitarias”.


Tras el polémico viaje de Wojtyla a Chile, hace ahora 25 años, el Vaticano, preocupado con las reacciones negativas de las instituciones democráticas de medio mundo, se inventó una historia grotesca. El jesuita Padre Roberto Tucci, organizador entonces de los viajes papales, contó en el diario L´Osservatore Romano, que "Pinochet había engañado al Papa".  Según su historia, la consigna era que el Papa no apareciera en público, en el palacio de la Moneda, junto con el dictador.

¿Cómo Pinochet engañó al Papa polaco, nada fácil de engañar? Según Tucci, mientras le mostraba el palacio, lo llevó a una sala donde había una gran cortina. El general, lleno de rabia, la habría descorrido y los dos se encontraron de repente en el balcón, donde abajo, se había concentrado una multitud.
Tanto las fotos como lo que los enviados especiales captamos aquel día no revelan esa tensión entre el papa y el general, contada por el Vaticano. Al revés, aparecían más bien a gusto juntos.


La historia, ciertamente inventada, me recuerda la que también inventara el secretario de Juan Pablo I, Mons. John Magee la mañana que lo encontraron muerto en la cama y cuyo pontificado duró poco más de un mesMons. Magee, contó en Radio Vaticana, que él había encontrado al Papa Luciani muerto en la cama “leyendo el libro piadoso del Kempis”.


Todo falso. Ni lo encontró él, ni estaba rezando el Kempis cuando expiró. Lo encontró la monjita que todas las mañanas dejaba un café al Papa en una repisa a la entrada de su dormitorio. Aquella mañana vio que la luz estaba encendida. Lo llamó, y como no respondía, se atrevió a entrar y lo encontró muerto en la cama, no leyendo el Kempis sino una serie de papeles con los apuntes tomados la tarde anterior en una dura reunión con varios cardenales que no querían aceptar cambios drásticos que el papa pensaba hacer en la Iglesia para hacerla más pobre.


¿Qué quién me contó la historia verdadera? La misma monjita, que no sabía aún que el Mons. Magee, había contado ya en la radio una historia diferente. Veinticinco años más tarde, aquel secretario del papa, ya obispo de Dublín, en Irlanda, confesó que había mentido aquella mañana, pero que lo había hecho “para que los cristianos simples no se extrañaran de que una monja despertara al Papa llevándole un café”.


Este año se cumplen también 25 años de aquel polémico viaje del papa Wojtyla a Chile y de sus bromas y bendiciones al dictador.  Podría el Vaticano ya contar la verdad de los hechos.


He realizado más de cien viajes con el papa Wojtyla, como enviado especial de este diario y una cosa puedo asegurar: el papa se sentía siempre más cómodo y relajado en los países con regímenes dictatoriales, fueran de derechas o de izquierdas, que en los países con Jefes de Estado democráticos, sobretodo si socialistas.


Al final, el Vaticano es una Monarquía absoluta, con un monarca que goza hasta de la infalibilidad personal y puede proclamar verdades como dogmas de fe. Difícil, pues, aceptar las exigencias de una verdadera democracia, dentro de la Iglesia.

DEDICATORIA

Dedico este post de mi blog a los jóvenes trabajadores y estudiantes chilenos que hoy no tienen que luchar contra una dictadura, pero que deben hacerlo para abrir nuevos espacios en el régimen de libertades en el que viven sin permitir que se empañe la democracia de la que disfrutan.

http://blogs.elpais.com/vientos-de-brasil/2012/01/cuando-hace-25-a%C3%B1os-el-papa-wojtyla-bendijo-en-chile-a-pinochet-.html


NOTA: ¿Y SI ES ASÍ CÓMO TODA LA PRENSA OCCIDENTAL (INCLUIDO EL PAIS QUE PUBLICA ESTO) HIZO DE ESTE PAPA UN HÉROE, UN SANTO...?

SE PILLA ANTES A UN EMBUSTERO  QUE UN COJO .

¿A QUIÉN ESTARÁN MITIFICANDO HOY QUE MAÑANA ARRUMBARÁN?

EEUU pierde su patio trasero

La Celac, que excluye a EEUU y Canadá, podría sustituir a la Organización de Estados Americanos (OEA)

NAZARET CASTRO Sao Paulo 07/01/2012

La guardia de honor venezolana recibió en Caracas a los dirigentes que asistieron a la cumbre de la Celac.-

La guardia de honor venezolana recibió en Caracas a los dirigentes que asistieron a la cumbre de la Celac.-BORIS VERGARA (EFE)

América Latina cuenta con una nueva plataforma: la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que nació el pasado 3 de diciembre en Caracas, por iniciativa venezolana, para dar cabida a esa "patria grande" de la que hablaba Simón Bolívar.

Englobará a todos los países latinoamericanos y caribeños, excluyendo a Canadá y Estados Unidos: en total, 33 países que suman 550 millones de personas y una extensión de 20 millones de kilómetros cuadrados muy ricos en recursos naturales.

Reúne a los estados latinoamericanos al margen de sus diferencias políticas

La primera cumbre no dejó ver grandes novedades: "Enérgica condena" al embargo comercial cubano, compromiso de lucha contra el narcotráfico, apoyo a la recla-mación argentina de soberanía sobre las Malvinas... Nada que no se haya repetido hasta la extenuación en otros foros. Pero la Celac aporta una novedad interesante: "Reúne a todos los países latinoamericanos independientemente de sus diferencias políticas", apunta Rafael Duarte Villa, profesor de Rela-ciones Internacionales en la Universidad de São Paulo (USP). Todos los gobiernos, de derechas o izquierdas, pueden asumir ese nacionalismo latinoamericano que enfatiza la idea de autonomía. Por eso cree Duarte que el organismo "nace fuerte políticamente", aunque carezca todavía de presupuesto propio y de los mecanismos institucionales necesarios para imponer una agenda independiente.

"Esta es la década de América Latina", proclamó en Cara-cas el presidente mexicano, Felipe Calderón. Es el espíritu que se respira en la región, que quiere liberarse de la dependencia secular respecto de Estados Unidos.

La Organización de Estados Americanos (OEA), creada en 1948 por iniciativa de Washington, ha sido reflejo de esa situación de dominio. Y es precisamente sustituir a la OEA la intención confesa de Venezuela y Ecuador: "La Celac va a dejar atrás a la vieja y desgastada OEA", afirmó el presidente venezolano, Hugo Chávez. Esa vieja OEA que el diario mexicano La Jornada describió como virtual "Ministerio de Colonias" de Washington.

Izquierda y derecha pueden asumir el nacionalismo y la idea de autonomía

Es difícil pensar en la desa-parición de la OEA, menos aún cuando la Celac no pasa, por el momento, de ser un foro de diálogo, donde la nece-sidad de tomar las decisiones por unanimidad y no por mayoría, como pretendían los gobiernos bolivarianos hace prever que todos los acuerdos que se adopten serán de mínimos. Pero tampoco cabe duda de que Estados Unidos será "el gran perdedor a medio plazo de la creación de la Celac", según el profesor Duarte.

Interés brasileño

La propia creación de la Celac lanza un mensaje de soberanía impensable hace apenas unos años. Y es probable que la nueva organización redunde en relaciones bilaterales más independientes con Estados Unidos, en tanto que la OEA queda relegada a un instrumento para el diálogo entre el bloque latinoamericano y sus vecinos del Norte.

Estados Unidos será el gran perdedor a medio plazo, según algunos analistas

Algunos analistas aducen que la Celac ha sido posible gracias al vacío dejado por la Casa Blanca en los últimos años. Así, los senadores norteamericanos Robert Menéndez y Marco Antonio Rubio han criticado la "pasividad" de Barack Obama frente a un continente que se está quedando "fuera del control de EEUU".

Para Rafael Duarte, el factor esencial de la nueva estrategia latinoamericana tiene que ver con el rechazo de las iniciativas estadounidenses ("admi-nistración desastrosa del caso Honduras, Plan Colombia, manera arrogante de tratar a Haití, relaciones tensas con los países bolivarianos o con Argentina, etcétera"), pero también con la "emergencia de los países latinoamericanos en su conjunto, sobre todo Brasil, como actores fuertes y con capacidad de iniciativas propias".

Nadie duda a estas alturas de que el gigante suramericano está llamado a ejercer el liderazgo regional, en detrimento de la influencia de Washing-ton. En este sentido, un foro latinoamericano "viene a sumar-se a los intereses brasileños", dice Duarte. Sin embargo, Brasil prefiere la cautela. Ha recibido con prudencia la nueva institución, una frialdad que se refleja también en la indiferencia con la que la prensa ha tratado la cumbre. Aunque la presidenta, Dilma Rousseff, la calificó de "histórica", no permaneció en Caracas el segundo día de la reunión, como tampoco lo hizo su homóloga argentina, Cristina Fernández.

Brasilia ha dejado claro que dará prioridad a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que nació en 2008 impulsada por Brasil y que ha mostrado ya su eficacia en asuntos como la ruptura de relaciones diplomáticas entre Colombia y Venezuela en 2010. Rousseff prefiere que se consolide Unasur, mientras la Celac comienza a funcionar con una "estructura leve", sin secretaría ejecutiva ni presupuesto propio.

Rafael Duarte no cree, sin embargo, que sea un síntoma de desinterés por la Celac, sino más bien un intento de diferenciarse de los excesos verbales de Ecuador y Vene-zuela, para que "el surgimiento de la Celac no coloque a EEUU en una situación embarazosa". Brasil disputa silenciosamente la hegemonía en el continente: la pruden-cia es esencial para no poner en riesgo sus buenas relaciones con Washington.

La supremacía de Brasil

La Celac podría ser una plata-forma para que Brasil "defien-da su supremacía regional y consolide su posición como un BRIC relevante en la escena internacional", opina Maria do Socorro Souaza, profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de São Carlos. Rousseff ha mantenido la línea de su antecesor, Lula da Silva, de "profundizar en las rela-ciones con los socios del Sur, tanto en la vecina Suramérica como en África y Asia, frente a la estrategia de gobiernos anteriores que privilegiaban el vínculo con Washington", según Souza.

En un continente tan polarizado políticamente, las visio-nes sobre la Celac son antagónicas. La prensa de izquierdas elogia la tentativa de supe-rar la hegemonía estadounidense: "El dilema es recolonización o independencia", ha escrito la periodista argentina Stella Calloni. Y los medios conservadores la califican de artimaña de los países bolivarianos para legitimar su discurso antiimperialista. La Nación opinó en un editorial que "quieren reemplazar a la OEA, cuya defensa de las libertades incomoda a líderes autoritarios", cuestionando incluso la utilidad de "otro mecanismo de diálogo".

De la alianza de civilizaciones al escudo antimisiles


Zapatero llegó a La Moncloa retirando las tropas de Irak y se despide ampliando el despliegue militar estadounidense en España. Rota acogerá la mayor base naval del escudo antimisiles de la OTAN tras un pacto militar que se ha negociado en secreto con el consentimiento de Mariano Rajoy, el heredero. El presidente saliente, el pacifista pragmático, argumenta que “creará 1.000 puestos de trabajo”. Está por ver; la información aún no está detallada. Pero Zapatero debería recordar que en el referéndum de la OTAN, en el que se ratificó la permanencia española en la alianza, también se aprobó “la reducción progresiva de la presencia militar de los Estados Unidos en España” y que nuestro país no se incorporaría a “la estructura militar integrada”. Hoy aquel referéndum es papel mojado y su abolición no merece siquiera un debate en el Congreso de los Diputados: Zapatero lo ha despachado con una declaración en la sede de la OTAN sin aceptar preguntas de la prensa. De respetar lo votado, o de volver a votar, mejor ni hablamos.

Para mayor sarcasmo, el pacto militar se anuncia el mismo día en el que la Audiencia Nacional vuelve a procesar a tres soldados estadounidenses por el asesinato de José Couso. Más papel mojado: EEUU no piensa consentir que tres de sus militares sean juzgados. Basta con repasar lo que los cables de Wikileaks nos contaron del caso Couso para conocer el respeto que tiene la primera potencia por los incómodos tribunales de sus pequeños aliados. Aquellos cables también dejaron claro que el mismo PSOE que hizo del asesinato de Couso argumento electoral en 2004 jugó después a enterrar el incómodo asunto en cuanto estuvo en sus manos. “Zapatero, no nos falles”, le debieron de decir en el Pentágono.

José Luis Rodríguez Zapatero: “La política de defensa y de seguridad tiene que ser una política de Estado y de consenso. Hubiera sido muy deseable que, antes de hacer el pronunciamiento que hizo con el presidente de los Estados Unidos, dando su apoyo al escudo antimisiles, hubiera venido a esta Cámara a explicar por qué y a debatirlo. (Aplausos.) Así es como se hace una política de defensa cohesionada. Todavía está a tiempo de hacerlo. Nosotros no lo compartimos, sinceramente, porque creo que es una idea vieja, que es la repetición de la propuesta del señor Reagan de la guerra de las galaxias y que no camina en la dirección adecuada para una política de seguridad en el mundo.”
NOTA DEL BLOG: Se ha popularizado el nombre de "Escudo antimisles". Teniendo en cuenta que EEUU fue el primer y único país que lanzó dos bombas atómicas contra otro, ya vencido, según todos los expertos honrados ¿quién nos dice que la función de este escudo es sólo defensiva?

Si no se cambia, hay que salir del euro

Jueves, 06 de Octubre de 2011

Publicado en Crónica Popular el 6 de octubre de 2011

1. Europa en el abismo.

Las autoridades europeas, la Comisión y el Banco Central Europeo, están llevando a Europa al borde del abismo. Se habla todos los días de la situación extrema de Grecia, pero no es solo ese país el que está siendo literalmente saqueado y arruinado por las desastrosas medidas que se están aplicando para salvar los intereses de los grandes grupos financieros y empresariales europeos. Son muchos más.

Las políticas “de austeridad” son meros recortes en el gasto social y en los salarios directos e indirectos y diferidos (sanidad, educación, pensiones…) orientados a limitar el disfrute de derechos sociales conquistados hace décadas con gran esfuerzo por las clases trabajadoras en beneficio de los grandes capitales. Y día a día estamos viendo que de esa manera no solo no se sale de la crisis sino que, por el contrario, están provocando una nueva recesión que incluso denuncian organismos internacionales neoliberales como el FMI o Estados Unidos porque no les conviene que Europa llegue a una situación de impago generalizado como la que se nos viene encima.

Las autoridades europeas están siendo incapaces de asegurar la financiación a las empresas a pesar de haberles dado cientos de miles de millones a los bancos, de modo que miles de ellas siguen cerrando y generando más desempleo y una situación de deterioro productivo que pronto puede llegar a ser irreversible.

Sin reformas que garanticen una nueva forma de actuar del sistema financiero y sin impulso público que sostenga a la actividad empresarial y al consumo hasta que se recuperen por sí solos, las autoridades europeas están generando un problema fatal de demanda.

Y cayendo día a día la actividad y por tanto los ingresos, la deuda sigue aumentando sin cesar mientras que la complicidad del Banco Central Europeo con los bancos privados deja a los gobiernos en manos de “los mercados”, encareciendo la ya de por sí dificultosa y escasa financiación y provocando una gigantesca amenaza que ya es prácticamente una realidad: Europa no puede pagar la deuda que acumulan sus gobiernos y empresas y familias. Es materialmente imposible que puede hacerse y mucho menos con la pérdida de ingresos que se produce en los países más endeudados como consecuencia de las políticas que se están imponiendo.

Y para colmo, no solo no se resuelven los gravísimos problemas económicos que se extienden como una mancha de aceite por toda Europa, sino que las instituciones resultan impotentes, incapaces de coordinarse con efectividad, de transmitir liderazgo y confianza a ciudadanos y empresarios y de tomar decisiones con rapidez y eficacia. La inicial crisis financiera se ha convertido finalmente en una auténtica crisis política que paraliza a Europa que pone en peligro su estabilidad social y que puede llevarnos a un conflicto de grandes proporciones.

2. No hay solución en el marco político en el que quieren moverse  los dirigentes europeos.

El empecinamiento en mantener las políticas de recorte de gasto social y los privilegios a la banca impide que los problemas económicos de las economías europeas se puedan resolver, ni siquiera con los sacrificios cada vez mayores que se les están imponiendo a la población.

Que nadie se engañe. Es materialmente imposible salir del agujero en el que nos encontramos con las políticas que se están aplicando. Estrujar hasta la extenuación a los países y a los pueblos, como en Grecia, Irlanda, Portugal, Rumanía u otros muchos de la Unión solo están produciendo una destrucción fatal y quizá permanente de sus aparatos productivos y una quiebra social sin precedentes en nuestro continente. Abortando sus mecanismos de generación de ingresos es una estupidez pensar que los países endeudados puedan pagar la deuda y salir adelante.

Hablemos claro. No se trata solo de errores doctrinales. La insistencia de los grandes grupos financieros en imponer a Grecia y otros países medidas cada día más restrictivas y antisociales son ya conductas sencillamente criminales que hay que repudiar por inútiles y por salvajes. No hay derecho al ensañamiento vil de los poderes financieros. No tienen derecho a destrozar las economías y a arruinar a los pueblos de la manera en que lo están haciendo y las autoridades Europas deben dejar ya de actuar como sus siervos para imponerlas sin piedad.

Estas medidas no pueden resolver los problemas que hay sobre la mesa sencillamente porque estos derivan de fallos estructurales en la construcción de la unión monetaria, o mejor dicho de fallos “estratégicamente” estructurales porque responden a un diseño deseadamente imperfecto desde el punto del equilibrio y la justicia global pero que garantizan unas condiciones inmejorables para el capital europeo. Me refiero, por ejemplo, a la falta de mecanismos de coordinación de las políticas económicas, a la ausencia de una hacienda europea y de un presupuesto suficiente, a la renuncia de disponer de un auténtico banco central que financie a los estados cuando estos lo necesiten para no hacerlos esclavos de la banca privada, a la falta de supervisión financiera centralizada que hubiera impedido los desmanes de las entidades financieras, o de instituciones que garanticen la gobernanza democrática y el control efectivo de los poderes informales que se superponen sobre las instituciones representativas. Y eso por no hablar de la falta de pluralismo y del fundamentalismo que guía las políticas que se vienen llevando a cabo a pesar de que la realidad muestra día a día que no son las adecuadas para mejorar el rendimiento económico y mucho menos para aumentar la equidad y los equilibrios territoriales y personales en los distintos países y en el conjunto de la Unión.

3. El mal diseño del euro produce más inconvenientes que ventajas.

Los daños que está produciendo en los últimos años el defectuoso diseño de la unión monetaria, o mejor dicho, su diseño orientado simplemente a proporcionar un área de óptima rentabilización a los capitales, están empezando a ser ya insoportables.

Es verdad que la pertenencia al euro ha conllevado muchos beneficios. Ha proporcionado sinergias, ahorro de muchos costes, intercambios muy fructíferos, empuje acelerado y modernidad a estados más atrasados, referencias inexcusables para mejorar estándares de vida, de emprendimiento e innovación, e ingresos para poder abordar en muy poco tiempo transformaciones que hubiera costado decenios llevar a cabo sin el euro. Y es cierto también que ha proporcionado un encuadre más seguro a las economías más atrasadas que se han podido aprovechar de la seguridad que da “viajar” de la mano de economías tan potentes como la alemana o incluso la francesa en el seno de una zona que estaba llamada a ser uno de los grandes ejes del desarrollo y la prosperidad mundial.

Pero la realidad es que esas ventajas palidecen si se tienen en cuenta otros problemas derivados, como acabo de señalar, de haber puesto la unión monetaria al servicio de los grandes capitales y de su renuncia a avanzar hacia la conformación de un espacio auténticamente integrado y equilibrado.

Los países de la periferia hemos perdido nuestros mejores activos y el control de nuestras principales empresas y redes, que hemos tenido que vender a los capitales europeos más potentes, y así, nuestras economías son ahora mucho menos competitivas y está mucho más concentradas en torno a  grupos de poder y decisión cuyos intereses nada tienen que ver con el desarrollo de nuestras capacidades productivas o con el aumento de nuestros ingresos.

Nuestras grandes empresas se han beneficiado de formar parte del espacio común que les ha dado alas para saltar al global pero eso ha supuesto pérdida de empleos, extraversión de ingresos y renuncia a nuestra capacidad de decisión sobre intereses nacionales estratégicos.

Hemos recibido muchos ingresos de Europa pero no han servido para reducir significativamente nuestros deficits sociales ni para reducir nuestras desigualdades. Todo lo contrario. Hemos perdido capacidad de maniobra y ahora hemos de nadar con las manos y pies atados justamente cuando las aguas se ponen más bravas y difíciles.

Es verdad que todo ello ha sido también por culpa nuestra. No podemos responsabilizar de todo a Europa. Pero no lo es menos que en el marco en el que actualmente se mueven las políticas europeas resulta muy difícil hacer otra cosa. El discurso oficial precisamente se basa en difundir la idea de que “lo impone Europa” y que es “imposible” llevar a cabo otras políticas que nos sean las que dictan sus autoridades.

Por eso hay que acabar con aseveraciones que solo son verdades a medias. Se podría haber avanzado por otros caminos sin necesidad de haber roto con Europa: incrementando la justicia fiscal, modificando nuestras prioridades y especialidades productivas, aumentando la inversión en  el gasto público y social necesario para impulsar la actividad productiva y la vida empresarial creadora de empleo y, sobre todo, se podría haber actuado con mayor independencia respecto a los centros de poder de Europa levantando nuestra voz en lugar de limitarnos a ser siervos obedientes de los grupos de poder económico y financiero que dominan las instituciones europeos.

Dicho de otro modo: los dos partidos que se han alternado en el gobierno en estos últimos años podrían haber sido más fieles a los intereses nacionales y haberlos defendido en Europa en lugar de ceder España al capital extranjero, como han hecho de la manera más explícita mediante privatizaciones y aplicación de normas en su beneficio. Y el resto de las fuerzas sociales deberíamos haber estado más acertados a la hora de impulsar la lucha contra todas las injusticias y daños que ha provocado nuestra inadecuada entrada en el euro y los efectos que hemos venido padeciendo por culpa de ello.

4, Ha llegado el momento de hacerse oír.

La situación europea que está creando la crisis política que se añade a la financiera y económica es de emergencia.

A punto de entrar en otra recesión, con una deuda gigantesca que es imposible pagar, como he señalado, y sin capacidad efectiva de decisión política por parte de las autoridades europeas (como demuestran las idas y venidas, las contradicciones y retrasos continuos en la toma de decisiones y en su aplicación) solo queda como alternativa a corto plazo para evitar el derrumbe definitivo de Europa tomar medidas urgentes como las siguientes:

  1. Que el Banco Central Europeo se haga cargo de la financiación de la deuda de los estados. Que se organice una quita o reestructuración generalizada de toda ella y que se planee un plan de pagos a medio y largo plazo que no lleve consigo la ruina de Europa sino que garantice la generación de ingresos en todos los países. Dicho con palabras que todo el mundo entiende: tal y como salvaron antes a los bancos, tienen que salvar ahora a los pueblos, a las pequeñas y medianas empresas y a los autónomos que crean empleo y a las economías en general.
  2. Debe crearse una institución pública financiera en Europa que inmediatamente garantice recursos a empresas y consumidores.
  3. Ha de ponerse en marcha un plan urgente de reactivación de la actividad basado en el impulso de nuevas líneas productivas. Una especie de “Plan Marshall” europeo que posiblemente debería contar con el apoyo internacional en el marco de acuerdos globales sobre nuevos estilos de gobernanza, política y justicia global.
  4. Igualmente, es imperioso llevar a cabo un plan urgente de fortalecimiento democrático de las instituciones europeas y de coordinación de las políticas que permitan aplicar todo lo anterior, sobre todo, limitando el poder financiero y la influencia decisiva que viene  teniendo las operaciones especulativas.

Soy consciente de la dificultad de poner en marcha planes como estos. Mejor dicho, estoy completamente seguro de que no se van a llevar a cabo mientras predominen los intereses que hoy día gobiernan Europa y mientras que los poderes que la dominan no tengan enfrente, en la calle y en las instituciones, contrapesos contundentes y de suficiente envergadura.

Por eso creo que a estas alturas ya no basta con reclamar estas medidas y ni siquiera con esperar o confiar en que la sensatez o el duro enfrentamiento con la realidad obligue a modifique su actuación a las autoridades europeas. No creo mucho en los milagros.

Hay que forzar la situación y al mismo tiempo hay que evitar que el tsunami que están provocando las desastrosas políticas de los poderes europeos nos arrastren. Por eso creo que la mejor alternativa para la economía española es salir del euro. Se que se trata de una posibilidad ni siquiera contemplada en los tratados pero que, en ese caso, se puede adoptar sencillamente como una alternativa de facto. No es ninguna opción irreal ni nos llevaría al desastre. De hecho, si no cambia la orientación de las políticas actuales (y no cambiarán sin medidas de presión como la amenaza de que países como España digan ¡Basta ya!) terminaremos todos fuera del euro. Pero saliendo deprisa y corriendo, con el rabo entre las piernas y huyendo de la quema.

Alberto Garzón al Congreso de los Diputados

Miércoles, 05 de Octubre de 2011

Mi joven colaborador y amigo Alberto Garzón ha aceptado ser el número uno de la candidatura de Izquierda Unida al Congreso de los Diputados por Málaga. Ha sido una decisión difícil y costosa que ha tomado plenamente consciente de la situación en la que estamos. Creo que debemos hacer todo lo posible para que tenga éxito porque la presencia de personas como él, jóvenes, brillantes, comprometidas y trabajadoras en la vida política institucional es una bocanada de aire fresco en nuestra anquilosada vida política.
Yo le voy a ayudar en todo lo que me sea posible y solicito desde aquí el apoyo de todas las personas que apuestan por la transformación social y la crítica de la economía y de la vida pública que están haciendo tanto daño a tantas personas.


Para manifestar el apoyo, para animarle, para darle ideas y para manifestar que con Alberto la gente normal y corriente podemos estar representados de otra forma, que podemos actuar con otros fines y que podemos cambiar las cosas, he abierto una página en Facebook. Os invito a entrar allí y a difundir la candidatura. Y a los que vivís y votáis en Málaga, por supuesto, os animo a ayudarle allí sobre el terreno.
¡Animo Alberto!

El Vaticano, la pobreza y Haití

Vicenç Navarro

Catedrático de Políticas Públicas de la Universitat Pompeu Fabra

Ilustración de Mikel Jaso

A la vez que Benedicto XVI alentaba en Madrid a los jóvenes en la Jornada Mundial de la Juventud a que se dedicaran a servir a los pobres, siguiendo supuestamente las enseñanzas de la Iglesia católica, se publicó en una revista de Haití (el país con un porcentaje mayor de su población viviendo en situación de pobreza), llamada Haïti Liberté, unos datos hasta entonces confidenciales, dados a conocer por Wikileaks, sobre la activa intervención del Vaticano en aquel país para impedir el desarrollo de políticas encaminadas a erradicar la pobreza, lideradas por el expresidente Jean-Bertrand Aristide, que deseaba volver desde su exilio para continuar desarrollándolas.

En realidad, lo ocurrido en Haití es muy representativo de lo que ha ocurrido en países mal llamados “pobres”. Haití no es un país pobre. En realidad, es rico, siendo su tierra enormemente fértil. Durante muchos años fue uno de los mayores productores del mundo de café y azúcar. A pesar de ello, la gran mayoría de la población es muy pobre. Y la causa de ello es la enorme concentración de las tierras y del crédito en manos de una oligarquía que ha regido el país desde hace muchos años.

Conjuntamente con las familias que constituían la oligarquía, ha existido un entramado internacional –dirigido por EEUU, Francia y también por el Vaticano– que ha mantenido a aquel país en la pobreza. Una de ellas fue la familia Duvalier, a la que la Madre Teresa –que será beatificada pronto– definió, por cierto, como “el gran amigo de los pobres” (por haber donado dinero a un programa caritativo dirigido por tal figura católica en Haití). Tal familia, enormemente corrupta y cruel, asesinó a más de 60.000 opositores. Una rebelión popular forzó su caída y huida del país. Así fue como surgió el Gobierno Aristide, que inició las únicas reformas progresistas que aquel país ha conocido, que incluyeron una reforma agraria, la reforestación de las tierras, la sindicalización del sector textil y el aumento de los salarios. Tales reformas afectaron inevitablemente los intereses de tal oligarquía (incluyendo los de la Iglesia católica, que había sido uno de sus pilares ideológicos), lo que creó grandes resistencias, que culminaron con un golpe militar, apoyado, de nuevo, por EEUU y Francia, y también por el Vaticano. Más de 3.000 personas murieron en aquel golpe, muchos de ellos militantes del partido político del presidente Aristide. Se inició también entonces una campaña internacional mediática para desprestigiar a Aristide, acusándole de traficar con drogas (sin que nunca se aportaran datos que apoyaran tales acusaciones).

Las fuerzas militares de EEUU desplazaron físicamente al presidente Aristide a Sudáfrica, donde permaneció exiliado, y desde donde intentó en múltiples ocasiones poder volver a su país, lo cual no fue posible debido a la oposición activa del Gobierno estadounidense, del Gobierno francés y también del Vaticano. El diario Haïti Liberté ha publicado las comunicaciones, hasta ahora secretas, entre oficiales de la diplomacia estadounidense, francesa y del Vaticano que muestran la campaña internacional orquestada por tales estados a fin de desacreditar a Aristide e impedir su vuelta a Haití. El intento queda claramente indicado en una escucha secreta a la embajadora de EEUU en Haití, Janet Sanderson, en la que explícitamente indica que: “Es importante impedir el resurgimiento populista y antieconomía de mercado que se originaría con la vuelta de Aristide”.

Desafortunadamente, las tropas de Naciones Unidas están contribuyendo a esta labor. Escuchas hechas públicas ahora muestran también cómo el oficial guatemalteco, representante de las Naciones Unidas en Haití, trabajó estrechamente con el Gobierno de EEUU con el objetivo de evitar la vuelta de Aristide e imposibilitar el resurgir del movimiento Lavalle pro Aristide, que continuó prohibido en Haití, no permitiéndosele que participara en las elecciones fraudulentas que se han estado realizando en aquel país. El anterior secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, presionó al Gobierno de Thabo Mbeki de Suráfrica para que retuviera a Aristide y no le permitiera volver a Haití, ya que supuestamente originaría lo que el Vaticano, en otra escucha, definió como una “catástrofe”. El subsecretario de la diplomacia vaticana, monseñor Ettore Balestrero, en una comunicación con el arzobispo de Haití, Bernardito Auza, subrayó lo catastrófico que sería para Haití la vuelta de Aristide. Bernardito Auza insistió en la necesidad de que el Vaticano se pusiera en contacto con las autoridades eclesiásticas católicas en Sudáfrica para que presionaran a fin de que Aristide no volviera a Haití. El Vaticano actuó con plena coordinación con el Departamento de Estado de EEUU.

El problema de esta movilización internacional es que la población de Haití tiene memoria. Según los datos del propio embajador de EEUU, Aristide continuaba siendo (en 2005) “la única figura en Haití que tenía un apoyo favorable por encima del 50% de la población”. De ahí la constante oposición a que Duvalier volviera a Haití.

Mientras, las medidas a favor de expandir la “economía de mercado”, que tales autoridades han favorecido para Haití, con la eliminación de medidas proteccionistas, han significado la invasión en el mercado de productos alimenticios procedentes de EEUU, destruyendo la economía nativa de Haití. Políticamente, las últimas elecciones fraudulentas (en las que participó sólo el 24% del electorado) mostraron que el sistema político carecía de legitimidad. El permiso del Gobierno de Haití al dictador Duvalier de volver a Haití creó una movilización nacional e internacional de oposición tal que el Gobierno la intentó paliar permitiendo la vuelta de Aristide, aunque el establishment de Haití (incluyendo la Iglesia católica) obstaculiza el desarrollo auténticamente democrático que permitiría a Aristide y a su partido volver al poder.

www.vnavarro.org

 

Haití, país ocupado

Eduardo Galeano

Escritor y periodista uruguayo, autor de ‘Las venas abiertas de América Latina’


Consulte usted cualquier enciclopedia. Pregunte cuál fue el primer país libre en América. Recibirá siempre la misma respuesta: Estados Unidos. Pero Estados Unidos declaró su independencia cuando era una nación con 650.000 esclavos, que siguieron siendo esclavos durante un siglo, y en su primera Constitución estableció que un negro equivalía a las tres quintas partes de una persona.


Y si a cualquier enciclopedia pregunta usted cuál fue el primer país que abolió la esclavitud, recibirá siempre la misma respuesta: Inglaterra. Pero el primer país que abolió la esclavitud no fue Inglaterra, sino Haití, que todavía sigue expiando el pecado de su dignidad.


Los negros esclavos de Haití habían derrotado al glorioso Ejército de Napoleón Bonaparte, y Europa nunca perdonó esa humillación. Haití pagó a Francia, durante un siglo y medio, una indemnización gigantesca, por ser culpable de su libertad, pero ni eso alcanzó. Aquella insolencia negra sigue doliendo a los blancos amos del mundo.


De todo eso sabemos poco o nada. Haití es un país invisible. Sólo cobró fama cuando el terremoto del año 2010 mató más de 200.000 haitianos. La tragedia hizo que el país ocupara, fugazmente, el primer plano de los medios de comunicación.


Haití no se conoce por el talento de sus artistas
, magos de la chatarra capaces de convertir la basura en hermosura, ni por sus hazañas históricas en la guerra contra la esclavitud y la opresión colonial.


Vale la pena repetirlo una vez más, para que los sordos escuchen: Haití fue el país fundador de la independencia de América y el primero que derrotó a la esclavitud en el mundo. Merece mucho más que la notoriedad nacida de sus desgracias.


Actualmente, los ejércitos de varios países, incluyendo el mío (Uruguay), continúan ocupando Haití. ¿Cómo se justifica esta invasión militar? Pues alegando que Haití pone en peligro la seguridad internacional.


Nada nuevo. A lo largo de todo el siglo XIX, el ejemplo de Haití constituyó una amenaza para la seguridad de los países que continuaban practicando la esclavitud. Ya lo había dicho Thomas Jefferson: de Haití provenía la peste de la rebelión. En Carolina del Sur, por ejemplo, la ley permitía encarcelar a cualquier marinero negro, mientras su barco estuviera en puerto, por el riesgo de que pudiera contagiar la peste antiesclavista. Y en Brasil, esa peste se llamaba haitianismo.


Ya en el siglo XX, Haití fue invadido por los marines, por ser un país inseguro para sus acreedores extranjeros. Los invasores empezaron por apoderarse de las aduanas y entregaron el Banco Nacional al City Bank de Nueva York. Y ya que estaban, se quedaron 19 años.


El cruce de la frontera entre la República Dominicana y Haití se llama El mal paso.
Quizás el nombre es una señal de alarma: está usted entrando en el mundo negro, la magia negra, la brujería…


El vudú, la religión que los esclavos trajeron de África y se nacionalizó en Haití, no merece llamarse religión. Desde el punto de vista de los propietarios de la civilización, el vudú es cosa de negros, ignorancia, atraso, pura superstición. La Iglesia católica, donde no faltan fieles capaces de vender uñas de los santos y plumas del arcángel Gabriel, logró que esta superstición fuera oficialmente prohibida en 1845, 1860, 1896, 1915 y 1942, sin que el pueblo se diera por enterado.


Pero desde hace ya algunos años, las sectas evangélicas se encargan de la guerra contra la superstición en Haití. Esas sectas vienen de Estados Unidos, un país que no tiene piso 13 en sus edificios, ni fila 13 en sus aviones, habitado por civilizados cristianos que creen que Dios hizo el mundo en una semana.


En ese país, el predicador evangélico Pat Robertson explicó en televisión el terremoto del año 2010. Este pastor de almas reveló que los negros haitianos habían conquistado la independencia de Francia a partir de una ceremonia vudú, invocando la ayuda del diablo desde lo hondo de la selva haitiana. El diablo, que les dio la libertad, envió al terremoto para pasarles la cuenta.


¿Hasta cuándo seguirán los soldados extranjeros en Haití? Ellos llegaron para estabilizar y ayudar, pero llevan siete años desayudando y desestabilizando a este país que no los quiere.
La ocupación militar de Haití está costando a Naciones Unidas más de 800 millones de dólares por año. Si Naciones Unidas destinara esos fondos a la cooperación técnica y a la solidaridad social, Haití podría recibir un buen impulso al desarrollo de su energía creadora. Y así se salvaría de sus salvadores armados, que tienen cierta tendencia a violar, matar y regalar enfermedades fatales.


Haití no necesita que nadie venga a multiplicar sus calamidades. Tampoco necesita la caridad de nadie. Como bien dice un antiguo proverbio africano, la mano que da está siempre arriba de la mano que recibe.


Pero Haití sí necesita solidaridad, médicos, escuelas, hospitales, y una colaboración verdadera que haga posible el renacimiento de su soberanía alimentaria, asesinada por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y otras sociedades filantrópicas.
Para nosotros, latinoamericanos, esa solidaridad es un deber de gratitud: será la mejor manera de decir gracias a esta pequeña gran nación que en 1804 nos abrió, con su contagioso ejemplo, las puertas de la libertad.

Este artículo está dedicado a Guillermo Chifflet, que fue obligado a renunciar a la Cámara de Diputados por haber votado en contra del envío de soldados uruguayos a Haití.

 

#14 Comentario por Palmiche

02/10/2011 14:39

Tanta maestría sobre América Latina sólo puede ser obra del autor de "las venas abiertas de América Latina". Haití está pagando muy caro su osadía y lo seguirá haciendo mientras las fuerzas emergentes en aquella región no logren acabar con el traspatio del imperio del mal. Pero hoy Haití no está sola, gracias a la solidaridad de otra gran nación, ejemplo de dignidad en el mundo (Cuba), que, en lugar de bases militares y transnacionales, tiene instaladas misiones humanitarias sin que nadie se lo pidiera y sin recibir nada a cambio. Lástima que el genial Galeano no haya destacado este ejemplo de generosidad frente a tanta barbarie

www.publico.es